CASA CONTINUA

Reforma de vivienda, Murcia

 





Las trayectorias de las vidas humanas transcurren, en muchas ocasiones, por lugares imprevistos y a las casas puede también ocurrirles lo mismo, sobre todo si mutuamente se acompañan de cerca. Cuando vida y casa son entidades que se reflejan, que se identifican, el cambio de una provocará el cambio de la otra. Este es el caso, el del cambio de una casa en si misma por efecto de los cambios de la vida de sus mismos moradores. Era una situación novedosa para nosotros que invitaba a la performatividad, porque parecía factible abandonar ciertos estereotipos y experimentar con organizaciones alternativas de lo doméstico. La nueva casa sería una metamorfosis de sí misma, la posibilidad de una transformación en otra cosa.

Así, la conversación sobre los fundamentos de la necesaria mudanza de estado propia de todo de cambio también fue otra, empezamos a emplear otros términos que se materializaban en otras expresiones gráficas. Lo programático (cocina, salón, comedor, dormitorios, aseos) o lo funcional (día, noche) dejó paso a lo abstracto: un objeto enigmático en un espacio neutro. El proyecto empezaba a ser la circunvalación, el rodeo sin fin de un elemento inaprensible. Frente a dualismo y segregaciones se experimentaba con lo circular y continuo, en torno a un objeto centralizado. Con eso parecía suficiente para atender las demandas funcionales múltiples de la nueva vida doméstica diaria y de la extraordinaria.

Ese objeto que queríamos que tuviera cierta condición plástica ha ido queriendo ser muchas cosas, una gran piedra que ofreciera contundencia, un casco terso y brillante que ofreciera turgencia, un tacón de árbol que ofreciera historia,…Hasta adquirir una expresión última que tiene que ver con encontrar una expresión de la mirada, intermedia entre el hermetismo y el exhibicionismo, que deja ver al mismo tiempo que oculta.

Fotografías © David Frutos

 

 

Ad-hoc msl © 2002-2021   |   aviso legal   |   webmaster